miércoles, 28 de diciembre de 2016

La educación no es como la pintan

Vamos a preguntarnos cómo debería ser la educación tanto para niños, como jóvenes, como adultos, como para cualquier persona que quiera aprender algo. Cuando un profesor nos está enseñando algo, debería hacer que lo aprendiéramos de verdad, con capacidad crítica y de forma que si nos cambia la forma de preguntarlo, sepamos responder correctamente y no vomitando toda palabra que hayamos escuchado antes

Por otra parte están las calificaciones. Esas horrorosas calificaciones. Si Juan sacó un 6 pero Pedro sacó un 8, ¿significa realmente que Pedro sabe más sobre el tema, o que supo memorizar párrafos llenos de letras? No, una nota no define lo que realmente sabes o no sabes. Muchos alumnos aprueban un examen sin tener de verdad idea. Así que yo pregunto, ¿qué es realmente un buen estudiante? ¿Un alumno que se esfuerza y entiende la materia, o un alumno que tuvo suerte y se leyó la pregunta del examen? Por lo tanto, la educación debería llegarnos de forma crítica, sincera (sin ser memorizada) y justaAprobar NO es lo mismo que aprender, y el sistema actual no entiende de esto. 

Y ahora vamos a analizar cómo es realmente la educación, sobre todo me voy a centrar en la universidad, ya que es donde me encuentro estudiando; en concreto en tercer curso de Ingeniería Mecánica. Todo español tiene derecho a estudiar. O eso dicen. Y digo esto porque cada vez que se suspende una asignatura el precio de la matriculación de ésta aumenta el doble (por si no fuese poco ya el dinero que vale una primera matrícula), y lo tienes que pagar sí o sí porque la beca no cubre asignaturas suspensas. Yo veo bien que se aumente el precio debido a que así te esforzarás más en estudiarla la primera vez, pero en casi todos los casos que hay a mi alrededor, es imposible aprobar a la primera, con lo que la universidad te pide el doble de dinero y no ha sido tu culpa. Y no ha sido tu culpa por el hecho de que los profesores no son capaces de trasmitir conocimientos o se inventan un examen del nivel de la NASA. Así que eso de que todos tenemos derecho a estudiar queda un poco lejos, ya que cualquiera que no pueda costearse esas matrículas no puede seguir estudiando. 

 Otra cosa, si vais a estudiar, hacedlo por gusto. Luego nos encontramos a gente intentando estudiar una carrera porque es más fácil y cuando llegan al trabajo, NO hacen lo que deberían. Un gran ejemplo es el caso de magisterio. Ojo que no quiero ofender a nadie ni a nada, pero la realidad es así. Mucha gente estudia esta carrera porque "van a tener el futuro resuelto" y luego llegan a su puesto de trabajo en un colegio y no saben enseñar.

 Esto me lleva al siguiente punto, y es la separación entre letras y ciencias. Yo, señores, soy de ciencias, y aún así amo las letras, el arte y todas esas cosas (una prueba es este blog). No estoy nada de acuerdo con esos ingenieros que dicen que somos superiores a los de ADE, filologías o magisterio. No, no es verdad. Si una ingeniería es más difícil es porque se necesitan más conocimientos, pero por eso no eres superior. Y tampoco estoy de acuerdo con esos de magisterio que piensan que sus matemáticas son parecidas a las nuestras porque "saben derivar". Yo sé derivar, integrar, integrar triplemente, interpolar, iterar y un largo etc. Lo que es, es.. Probablemente, ellos sabrán más que yo de muchas otras cosas.

 Hay que restar otro punto a la educación actual por creer que nunca olvidamos nada. Me encanta cuando te dicen "esto es temario de hace 300 cursos y deberías saberlo". No sé, todavía no se han visto súper-hombres por ahí. Y además, ya el colmo, hay asignaturas que ya no es que sea temario de otro curso, sino que tienes que aprendértelo solo y punto. No hay más historia. Mis queridos amigos informáticos me entenderán.


Volviendo al tema de los profesores, ¿por qué un profesor de universidad no consigue su trabajo por saber enseñar (que es en lo que va a consistir su trabajo) y sí lo consigue por saber más? A mí, queridos, puede venirme el hombre que más sepa sobre matemáticas, que si no sabe explicar, NO ME VALELuego te encuentras con profesores que de verdad están ahí porque les gusta la docencia y das gracias al cielo, no solo apruebas, sino que aprendes.

 Ya en mi experiencia propia, odio a esos profesores que dicen que han explicado todo todo todo y luego llegas feliz al examen porque te estudiaste todo y no entiendes nada del examen. Un aplauso. En febrero de este año hubo un 100% de suspensos en una asignatura, y en junio un 91% de no presentados. Pero según el profesor, es nuestra culpa por no estudiar y además, eso no es lo importante, sino que hay menos matriculados que el curso anterior. Luego, por si fuera poco esto, en el examen de septiembre de otra asignatura, hay un ejercicio SIN SOLUCIÓN, sí, sin solución. A mí no me parece normal y es que ya me espero cualquier cosa. Nos hemos quejado a la universidad innumerables veces, pero lamentablemente no sirve de nada, siempre es culpa del alumno o las pautas que se ponen no son nunca a favor del alumnado. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario