domingo, 16 de abril de 2017

Mis 5 imprescindibles para ir a clase

Después de Semana Santa toca volver a la realidad como si te hubieses chocado contra la pared, y con ello viene la vuelta a la rutina y la vuelta a clases. Gracias a esto he tenido que volver a preparar la mochila y el estuche, así que he pensado en enseñaros mis 5 imprescindibles para ir a clase: esas cosas que no pueden faltarme si no quiero volverme loca.


¡Allá van!

1. Subrayador amarillo: Mi primer imprescindible es el subrayador amarillo, que siempre está metido en mi estuche -a veces más de uno por si las moscas- porque con él puedo destacar cualquier cosa importante, algo que tenga que buscar, una duda, una definición o típico cuando el profesor dice "esto entra en examen", aunque en este caso también utilizo el bolígrafo/rotulador rojo.
Mejor que sobren, que que falten

2. Mi pack de bolis + tipex + boli rojo: Si se me olvida esto, ¿con qué escribo? Pues mejor me callo que hace poco se me olvidó el estuche completo 😛 Para escribir normalmente uso el bic azul de toda la vida o el pilot de tinta gel, y el bolígrafo o rotulador rojo para subrayar, marcar, colorear cosas importantes. El tipex que tengo ahora mismo es uno de ruedita de carioca, pero hasta hace poco he utilizado el que es líquido y viene como un bolígrafo. Aún no decidí cuál es mejor. El líquido es más cómodo para mí, pero tarda en secar y me hierve la sangre.

3. Portaminas + goma: Si quiero completar con algo con mis propias palabras utilizo el portaminas que obviamente va con la goma -no puedo vivir sin equivocarme-. Ahora mismo utilizo un pilot de 0,5 o un portamina que me compré en Granada muy kawaii.

Mi mini pack

4. Mi calculadora: Necesito tener cerca la calculadora por si tengo que hacer una cuenta rápido o para comprobar que está bien el ejercicio. Utilizo una CASIO fx-570ES Plus porque es la que me regaló mi padre. Me va muy bien porque puedo resolver sistemas de tres ecuaciones que en los exámenes es muy útil, y además puedo hacer integrales definidas (insertar cara malvada). No sé qué haría sin ella. 

Mi pequeña amiga

5. Botella de agua: Hay días que se me olvida, pero cuando tengo la botella de agua es como ¡Oh Dios! Me llevo todo el día bebiendo agua, que además es bueno, así que todo es perfecto. El agua da la vidaaaa

Y esos son los 5 imprescindibles que siempre van en mi mochila. ¿Cuáles son los vuestros?

Carla.


sábado, 4 de marzo de 2017

Tienes que ver Contratiempo


Muchas veces pienso y digo que el cine español deja bastante que desear y que sólo hay una o dos películas que merezca la pena, como Celda 211. Sin embargo, Contratiempo ha superado todas mis expectativas tratándose de una película española -y protagonizada por Mario Casas, quién lo diría-. 

¿Qué nos encontramos en Contratiempo? Adrián Doria despierta en una habitación de un hotel al que fue porque quedó con su amante tras sentir que alguien le golpeaba. Resulta que ahora su amante está muerta y que él es el presunto asesino. Doria se pone a manos de Virginia Goodman para intentar quedar impune. El protagonista va contándole lo que realmente pasó a esta abogada que no pierde ningún caso y así es como nosotros nos vamos enterando de la historia.

Doria es un empresario importante que le es infiel a su mujer, Sonia, con la cual tiene una hija. Él no quiere dejar a su mujer, pero para su suerte, Laura tampoco quiere dejar a su pareja por él. Pareja perfecta. Es un personaje inteligente, calculador, con las cosas que quiere muy claras y dispuesto a hacer todo por salir del lío donde se ha metido.

Laura es una chica que tampoco se deja llevar y consigue todo lo que se propone. Desgraciadamente, dadas las circunstancias, ella muere, sin embargo está presente en toda la película. Hay que descubrir por qué ha muerto y quién la ha matado.

Otro personaje importante es Tomás Garrido. Es el padre de un chico que ha desaparecido y que probablemente Doria y Laura tengan que ver con su desaparición. Como todo padre, intentará por todos medios descubrir qué fue lo que le pasó a su hijo y quién demonios le hizo daño.

Y sin duda, la más importante y misteriosa, la abogada Goodman, una mujer sin escrúpulos que pretende seguir ganando el 100% de sus casos. Ella dará sus teorías sobre lo que realmente ha pasado a partir de las confesiones de Adrián. Muy importante este personaje. 

La película tiene una ambientación de intriga, suspense y mundo de miedo y rencor que parece a veces un agujero negro. Tiene unos giros argumentales que por lo menos yo no me he esperado. Nada es lo que parece y cada uno está dispuesto a luchar por sus intereses, pero la verdad es una sola. ¿Estás dispuesto a averiguarla?

Los personajes son profundos e inesperados, y hacen que estés los cien minutos pendientes a la pantalla como si fuese a salir algo de ahí.

 

Sin embargo, tampoco puedo decir que sea la película perfecta porque al principio me costó creerme los papeles y parecía un poco forzado. Esto fue desapareciendo poco a poco y debo decir que la nota final es alta. 

Puntuación: 4/5 Hay que verla en contratiempo. Para ser española, está muy bien.
Increíble: no sale Mario Casas sin camiseta.


miércoles, 1 de marzo de 2017

Las maldiciones de Whatsapp


Cada vez tenemos más redes sociales, cada una destaca por algo y según nuestras necesidades nos hacemos una cuenta en una u otra, o en todas. Con ellas podemos enterarnos de cada cosa que hacen nuestros contactos (si es que lo publican) y mostrarles nosotros lo que hacemos. También podemos estar en contacto con gente que está lejos -quizás solo esté en el cuarto de al lado, pero eso es lejos-. La que más utilizamos es Whatsapp por su instantaneidad y la facilidad para comunicarnos con cualquier persona esté donde esté, pero esta aplicación también nos trae cosas horrorosas a las que he llamado "maldiciones".

Maldición 1: Por alguna dichosa razón, Whatsapp no es privado. No soy una experta informática, pero sí sé que no es totalmente seguro hablar por esta red. De todas formas no vengo a referirme sólo a eso, sino que imaginaos que decido enviarle una foto a mi novio haciendo el tonto y luego cortamos y él la publica por ahí. No, no es privado al fin y al cabo.

Maldición 2: Los maravillosos estados que han puesto hace poco. Son maravillosos (sí, chic para mí). Deberíamos de darle una paguita a aquel que ha decidido copiar a Snapchat en Whatsapp y Facebook. Por favor, twitter, no me falles tú o me vuelvo loca. Para mí lo peor de estos estados es que no es fácil de ver los contactos que tiene y cotillear si han cambiado la foto de perfil. ¡Ah! También nos han quitado nuestros estados que escribíamos con tanto ímpetu.

Yo buscando algún animalito entre tantos emoticonos
Maldición 3: Muchas veces me entran ganas de echarle una maldición gitana a esta simpática aplicación porque no encuentro el emoticono que estoy buscando. No puede tener un buscador como gmail o twitter, no. Hay que partirse la cabeza buscando en todas las pestañas que trae. Gracias Whatsapp.

Maldición 4: Tantos, tantos grupos. ¿Qué hacéis cuando tenéis 3141516 mensajes de un grupo a parte de pensar en suicidaros?

Maldición 5: ¿No espiáis a vuestra pareja o amigo si no os contesta con ayuda de la última vez de conexión? Esa fecha y hora que puede dar muchos dolores de cabeza. Y junto con los ticks azules ya ni hablamos... Claro que se pueden quitar, pero como leí una vez si quitas la hora de conexión no tiene mérito ignorar a alguien.

Maldición 6: La peor para mí es cuando necesitas urgentemente que alguien te conteste y no contesta. Pero es que solo no te contesta esa persona, sino que has intentado llegar a ella por otras personas pero esas personas tampoco contestan. El mundo se pone de acuerdo para joderte.


¿Qué más maldiciones encontráis vosotros? ¿Os pasa lo mismo que a mí? Ojalá poder estar una semana sin Whatsapp, el problema es que se puede liar la de San Quintín...

martes, 21 de febrero de 2017

Somos números.


Cuando conocemos a alguien una de las primeras cosas que decimos es la edad. Cuando vamos al médico decimos el número de la tarjeta sanitaria. Cuando queremos sacar un libro de la biblioteca damos el número de la tarjeta correspondiente. Cuando estamos en blogger importa mucho el número de seguidores. Si queremos viajar damos el DNI o el pasaporte -ya el DNI está por encima del nombre-. Si queremos comprar tenemos que tener claro el orden de la cola. Números, números y números

Vivimos en un mundo donde es más importante la edad que la responsabilidad y la madurez de cada persona, donde el dinero disponible que tenemos en la cuenta bancaria decide la calidad de vida que llevamos, donde importa más el peso de alguien que si realmente se encuentra bien como está, donde una calificación demuestra lo que sabes, donde estamos marcados continuamente por un tick-tack llamado tiempo. Y las que quedan. Oooh ¡y las que quedan! Desgraciadamente todo son números, números y números

Al menos a mí, a veces me entran ganas de mandar todo esto literalmente a la mierda. Lo único que hace a veces -a parte de identificarnos- es agobiarnos. Yo creo que el ser humano es más que eso: más que un sinfín de números que nos identifica y que decide qué somos, cómo somos y cómo vamos a ser -sobre todo esto último-. Solo llegamos a casa y lo primero que hacemos es mirar Whatsapp, y ¿cuántos mensajes encontramos? Muchos. Luego miramos el reloj y quedan 10 minutos para que vuelva mamá. ¡Corre que no he fregado! Tenemos un 4,5 y no nos aprueban porque no llegamos al 5 y sin embargo hemos aprendido más que uno que tiene un 7. 

Yo cuando llego tarde
¿Dónde quedan los sentimientos? ¿Y los valores? ¿Y las capacidades de cada uno? ¿Dónde queda la pechá de trabajar que se meten nuestros padres (y algunos de nosotros)? 

En resumen, siempre estamos esclavizados por los números hasta el punto de que todo el mundo tiene estrés porque no llega a fin de mes, hasta el punto de que hay mucha gente agobiada porque no tiene tiempo, hasta el punto de que hay muchos alumnos desmotivados porque solo nos obligan a sacar la máxima nota sin aprender de verdad, y millones de razones más. 

Ojalá yo así
Por eso creo pienso que muchas veces me iría a un lugar desértico de personas en donde pueda disfrutar de la naturaleza, el tiempo libre, sin agobios ni pensamientos incómodos, sin nada que pagar. Todo un sueño de cualquiera. Y también pienso que es por eso que debemos disfrutar de cada cosa que hacemos, sin tener en cuenta cómo lo hacen los demás ni el tiempo que le dedicamos -a no ser que tengamos que hacer algo por una entrega o algo así-. Cuando leas, sumérgete en la lectura y que le den al tiempo, que le den al número de páginas o al número de libros que te quedan por leer. Cuando estudies, estudia sin pensar en el tiempo que te queda, simplemente trata de aprender a gusto (o al menos intentarlo). Y sé que es muy difícil por todos los números que nos rodean, pero por lo menos hay que intentar evadirse de ellos lo mayor posible.

lunes, 30 de enero de 2017

Guía de supervivencia: Ser más productivo

¡Hola, criticones! (uis, ha salido solo, ¿os gusta ese nombre?) ¿Cómo lleváis el inicio del año? Yo tengo a finales de enero/principios de febrero los exámenes finales del primer semestre, así que imaginaos como estoy. Y dado que me encuentro aprovechando cada milésima de segundo (una prueba es que estoy aquí), hoy os traigo, como dice en el título de este post, una guía de supervivencia para ser más productivo Carla, ya lo sabíamos, lo pone ahí arriba bueno, pues yo lo aclaro.

Muchos bloggers y youtubers tienen una entrada o un video hablando sobre cosas de estas, pero yo quiero daros unos consejos que a mí me sirven mucho. Quiero que sean lo más reales posibles y que os sirvan de verdad, que para eso están. Así que ¡allá vamos!

Foto tomada por Carla
¿No os ha pasado nunca que tenéis miles de cosas por hacer pero os ponéis con tonterías, que si miro twitter, que si miro el correo, y al final termináis por no hacer nada de lo que os propusisteis? Pues por esa razón quiero dejaros algunos consejos que yo utilizo y que he estado observando porque me sirven bastante.

Ponerse objetivos pero no objetivos normales que cualquiera puede ponerse, sino objetivos que sean reales y efectivos. También es importante ponerse "subobjetivos" para que sea más fácil de cumplir ese objetivo principal que nos hemos propuesto. Incluso podemos ir tachando lo que ya hemos cumplido para vengarnos de esa tarea que es tan molesta. Por ejemplo:
  • Estudiar tema 3 de Resistencia de Materiales
    • Flexión Pura 
    • ◻Flexión Compuesta
    • Torsión
Ponerle banda sonora a la vida para alegrarnos un poco más lo que tenemos que hacer. Esto también depende de qué es lo que tenemos que hacer, pero casi siempre podemos ponernos una lista de reproducción como fondo. Yo suelo ponerme BSO de Harry Potter películas que me gustan para motivarme un poco. Si estás estudiando, te aconsejo que no tenga letra, o al menos en español porque te pondrás a cantar cual papagallo. 

Escribir colorido para que lo que sea que estés escribiendo se vea mejor, más precioso, sea una obra de arte y cuando vuelvas a mirarlo te entren ganas de volverlo a mirar. Si tu objetivo es estudiar, haz unos apuntes bonitos, no importa si tardas mucho en hacerlos, porque mientra que estás coloreando todo hiper precioso, se te está quedando en la mente y luego te resultará más sencillo. 

Estar vestido. Sin duda tengo comprobado que si decido quitarme el pijama y ponerme aunque sea un chandal (algo que no sea el pijama), mi mente está más capacitada para hacer cosas productivas. Si me quedo con la ropa de dormir, calentita y tan cómoda probablemente me quede el día en la cama leyendo, y no queremos eso, así que ¡vístete! Aunque sea con un chandal medio roto de estar por el campo.

Zona de trabajo limpia y preciosa. Si tienes tu mesa de trabajo ordenada y visible, tu mente también lo está y hasta se te ocurrirán cosas mejores. He comprobado en mí misma que si tengo el escritorio hecho un desastre, como casi siempre, mis ganas de estudiar o de hacer cosas bajan un porcentaje bastante alto. 

Come, bebe, quita el Wi-fi porque al menos yo, necesito estar bebiendo y/o comiendo algo pequeño mientras estoy en el ordenador haciendo cosas. Muy importante lo de quitar el Wi-Fi, si es que no lo necesitas, claro. Porque sino nos ponemos a mirar redes sociales y echamos tres horas más de las que deberíamos haber echado. Llévate lo que vayas a beber a tu escritorio o donde vayas a trabajar para levantarte lo menos posible.

Disfruta de lo que haces, esto es el punto esencial. Si te gusta lo que estás haciendo vas a hacerlo con más ganas y mejor. Vas a estar más motivado y se te van a ocurrir ideas más creativas. Hay un dicho que es "trabaja en lo que te gusta y no estarás trabajando", pues eso lo resume todo.

Organízate.  El poder que tiene la organización es bastante potente, aunque no lo creáis. Yo no solía utilizar la agenda mucho,  pero con esto del blog y la uni me organizo y me va bastante mejor. Así es más fácil de ver lo que te queda pendiente y el tiempo libre que vas a tener. Y sobre todo, que no se te olviden las cosas importantes, por si sois cabezas locas como yo.

miércoles, 4 de enero de 2017

La mujer en la ingeniería

No sé si conocerás a alguna ingeniera o no, ni tampoco si piensas serlo o lo eres, pero seguro que sí sabes que a pesar de que un 54% de estudiantes en España son mujeres, sólo un 25% estudian ingeniería -vale, al menos no los números, pero sí sabes que hay pocas, muy pocas-. Y por eso estoy aquí hoy, para contaros por qué pasa esto y para que conozcáis a algunas mujeres ingenieras que son la tralla.

'Ingeniera'... yo no sé si a alguno de vosotros también, pero a veces me he preguntado si de verdad está bien esa palabra y no es 'ingeniero' para ambos sexo. Y no, existe la palabra 'ingeniera' aunque suene raro, porque suena muy raro a veces, y eso es porque hay falta de referentes, pero de eso hablaremos más tarde. Yo creo que hay muchas razones por las que una mujer decide estudiar en la mayoría de los casos carreras de la rama de sanidad, de humanidades o de ciencias sociales y jurídicas; así que os explico algunas de ellas.

🚨 "Ser ingeniero es para hombres" es lo que se repiten muchas mujeres a la hora de elegir los estudios que van a cursar. Yo de pequeña también pensaba que era menos "femenino" estudiar una carrera de este ámbito porque las cosas de fuerzas, de martillar, de coches y de fabricación de piezas son para hombres. Y no podía estar más equivocada. Lo que se aprende en la ingeniería va más allá de saber qué material escoger, qué forma tiene que tener una pieza, o hacer un programa que haga X. Nada de eso es más "masculino" por no ser parecido a enseñar a niños, cuidar a un paciente o escribir un libro. Simplemente, son otro tipo de gustos, y para nada es más "masculino". Sobre todo porque las ingenieras no se van a poner a coger máquinas en brazos cual culturista entrenando. Así que quitaos de la cabeza lo de "ser ingeniero es para hombres", porque además, las mujeres que se deciden a estudiar ingeniería acaban obteniendo mejores resultados.

🚨 "¿Para qué estudias eso con lo difícil que es?" Decidme que nunca habéis escuchado esa frase o alguna variante parecida. Si a mí no me lo han dicho 9999 veces, no me lo han dicho ninguna. Otra de las razones es la dificultad de la carrera, y es cierto. Contra esto no tengo nada que decir porque es la pura verdad: es difícil. Pero la palabra 'difícil' no implica que sea imposible. También es entendible que alguien que tenga que diseñar un puente por donde pasan miles de personas al día, necesite una buena educación y saber bien cómo se hace. Además, esto te permite aprender a base de seguir constante e intentarlo tropecientas veces hasta que sale; y creo que así se aprenden de verdad las cosas. También es más difícil porque a parte de todo el contenido que explican los profesores, aprendes muchas, muchas cosas más como lo que he dicho antes: a ser perseverante, luchar por lo que quieres, a experimentar contigo mismo... 

🚨 Las expectativas de los padres es algo que marca la diferencia. Por ley general, los padres confían más en que los hijos consigan un mejor puesto de trabajo o una mejor carrera y es aquí donde empieza a venir el problema. Justo en la entrada anterior os decía que desde pequeños se nos inculca la diferencia entre hombre-mujer y aquí hay otra de las consecuencias. Las matemáticas siempre se han considerado cosas de hombres por ser más difícil que lo demás, pero nada de aquí es cierto. Ni las matemáticas son mas difíciles (odio este prejuicio que le ha impuesto las sociedad) ni los hombres son mejores en ellas que las mujeres. Vuelvo a repetir que las mujeres acaban obteniendo mejores resultados. Y encima si de pequeños ya nos están enseñando que el martillo es para él y la muñeca para ella... lo arreglamos todo. 

🚨La falta de referentes es un punto importante en todo esto. Se conocen muy pocas mujeres de las que decir "yo quiero ser como ella" y por esta razón también hay menos mujeres que luchan y siguen su sueño de ser ingenieras. Para remediar esto un poquito, os dejo con algunas de ellas. Siempre es más fácil hablar de una mujer que ha conseguido otros méritos en otro ámbito que en el de la ingeniería, no sé por qué.

De izquierda a derecha: ♡Hedy Lamarr, co-inventora del espectro ensanchado que da lugar al Wi-Fi y Bluetooh; ♡Grace Hooper, pionera en la ciencia de la Computación, creadora del lenguaje COBOL; ♡Valentina Tereshkova, primera en viajar al espacio en Vostok 6; ♡Pilar Careaga, primera ingeniera titulada en España y primera maquinista.

miércoles, 28 de diciembre de 2016

La sociedad es sexista

Justo esta tarde he escuchado decir a mi vecino de enfrente a su hijo de sólo 3 años: "no cojas esa muñeca a ver si vas a ser mariquita" y luego se puso a explicarle lo que era un 'palaustre' (no sé si existe esta palabra o es andaluza, pero es una herramienta de albañiles para hacer mezclas). La cantidad de cosas que sentí al escuchar eso fue inmensa. ¿Desde cuando por jugar a un juego más 'masculino' se es mejor? Estoy harta de situaciones en las que esto está tan integrado en nuestras mentes que ni siquiera nos damos cuenta de que se lo estamos inculcando a nuestros hijos. Lo que peor me sintió fue pensar que seguramente si le pregunto a ese vecino si se considera machista o sexista diría que no -claro que no, señor-. 

Pues no, no somos todos iguales (por suerte)
No entiendo que por jugar a las muñecas o a los coches se sea menos 'masculino' o menos 'femenina'. No lo entiendo, de verdad. O sea, estamos diciendo que, dependiendo de con lo que juguemos de pequeños, ¿estamos definiéndonos? Esto es de locos. Locos. Es que ni siquiera deberíamos decir eso de 'más masculino o menos' porque cada persona será cómo es y oye, ¡viva la diversidad! Si fuésemos todos iguales esto sería un planeta lleno de seres idénticos. Y vuelvo a repetir, que lo peor es que ni siquiera nos damos cuenta de que lo tenemos tan metido en la cabeza que se lo enseñamos a nuestros hijos para que siga igual y no cambie.

 Después de escuchar eso me he puesto a buscar catálogos de juguetes. Y descubrí con mis propios ojos que lo que dicen por twitter es cierto, y yo ya lo sabía, pero creía que al menos sería menos descarado. Es que hasta las páginas tienen diferente tono de fondo dependiendo de si son juguetes de niña o niño. Que eso lo dirán ellos porque yo era/soy muy feliz jugando con un Action Man o con una pistola, sinceramente. Desde pequeños ya nos están inculcando en nuestra cabecita que las niñas son para hacer de comer (cosa que odio), para fregar y limpiar y para cuidar a los hijos; y los niños para luchar con sus pistolas -porque claro, ellos son más fuertes- jugar a las consolas y ser más inteligentes. 

Catálogo Juguetoon Navidad 2016

Catálogo Toy Planet Navidad 2016
 Siempre es o azul o rosa, pero ¿por qué no otro color? ¿Por qué tiene que ser cómo la sociedad diga? Luego descubrí que ya hay algunas iniciativas por parte de algunas empresas como Toy Planet que intentan ser menos sexistas y han creado un catálogo donde hay niños maquillándode y niñas atornillar piezas (como a mí). Yo creo que un niño es más feliz por hacer lo que verdaderamente le gusta que por jugar a lo que los mayores decidan a lo que puede jugar y a lo que no. Y algo que tengo seguro es que si a un niño o a una niña no se le influye en estas cosas, seguro, seguro que le gustaría jugar a cosas de los dos "prototipos" sin querer jugar solamente a "juegos de chica" o "juegos de chico". La verdad es que apoyo a todas estas empresas que están haciendo esto, pero lo que me mosquea es que no debería hacer falta estas cosas para que nos diésemos cuenta de que un niño o niña, antes que nada es persona y puede hacer lo que le de la real gana -como si quiere inventar un martillo que te pinte los labios-.

 Algo importante que hay que resaltar es que a las niñas empiezan a regalarnos desde pequeñitas tocadores y bebés monísimos que parezcan reales, y luego de mayores nos dicen que lo hemos elegido nosotras porque es lo que nos gusta (claro que sí, guapi). Yo creo que a mí no me regalaron suficientes tocadores o bolsos de maquillaje, o yo soy muy rebelde, porque odio tener que maquillarme en fiestas importantes para no parecer la rarita. Ojo que no estoy criticando el maquillaje, me parece estupendo; pero no solo para chicas

 Dejadme abajo vuestra opinión. ¿Pensáis como yo o creéis que debemos seguir distinguiendo entre chica o chico para todo? ¿Vosotros también jugabais con juegos para vuestro sexo o con los dos?